Por qué dudamos?

Editorial Pastoral

Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

Santiago 1:6-8

Debemos creer fielmente en el Señor sin dudar, ya que si dudamos nos convertimos en personas espiritualmente inestables, llenándonos de sentimientos negativos que nos llevan a viajar por un sin fin de sentimientos que nos descontrolan y desestabilizan emocional y espiritualmente.

No esperemos recibir nada del Señor si vivimos fluctuando en nuestra fe y de lo que Cristo ha hecho en nosotros.

Estamos perdiendo el tiempo en nuestro caminar como cristianos, ya que hoy confiamos y mañana no, o todo va dependiendo de la situación en la que nos encontramos, siendo que siempre debiéramos estar en la misma actitud de confianza hacia nuestro Padre (como está escrito, que tu sí sea sí y tu no, sea no)

Cuando nuestro Padre hace promesas, siempre las cumple, y el dijo en una de sus muchas promesas que nunca nos dejaría solos y ha sido por siempre…entonces, ¿Por qué dudamos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *