La Lengua y la Vida

Editorial Pastoral

¿Quién es el hombre que desea vida, Que desea muchos días para ver el bien? Guarda tu lengua del mal, Y tus labios de hablar engaño. Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela.

Salmo 34:12-14

En el versículo 12, el salmista nos pregunta: ¿Quién es el hombre que desea vida, que desea muchos días para ver el bien?

Y por cierto, nosotros como cristianos nos preguntamos: ¿Quien no quiere tener una vida larga y prospera, cierto? Todos queremos tener una vida llena de bendición, una vida en crecimiento y lleno de buenos días, sin embargo, no tenemos en cuenta los consejos de Dios para que tengamos una buena vida.

Luego en el versículo 13 nos advierte diciendo «guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño, y en el versículo 14 nos ordena: Apártate del mal, y haz el bien; busca la paz, y síguela.

En este breve texto bíblico encontramos un gran consejo para vivir bien y es algo sencillo: Tener cuidado con las palabras y aprender a refrenar la lengua es una tarea ardua pero provechosa, pues las palabras tienen una gran importancia en lo espiritual y que se refleja en lo natural, en todo lo que hacemos, las palabras son semillas, que tarde o temprano van a crecer y darán el fruto de acuerdo a lo que fue sembrado.

Dios te bendiga y puedas buscar siempre en la palabra del Señor la respuesta a tus necesidades.

Comenta desde Facebook!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *