Quien fue Rubén?

Biografías

Rubén «he aquí un hijo» o «una visión del hijo».

El primogénito de Jacob por Leah y fundador de una familia tribal (Gn. 29:32; 30:14). El hombre de los privilegios decomisados.

En la bendición muerte de Jacob (Génesis 49:3, 4) son tres las circunstancias relativas a Rubén que parecen un resumen de su trágica historia.

I. Los privilegios que deberían haber sido suyos: Como el hijo mayor tenía derecho a tres porciones por encima de sus hermanos, a saber, el sacerdocio, la primogenitura y el reino. Sin embargo, los tres fueron decomisados ​​y entregados a los demás. Por derecho de nacimiento, la elevación a la eminencia sacerdotal debería haber sido de Rubén, pero él demostró que era indigno de esta «excelencia de la dignidad». Impetuosidad y la inestabilidad totalmente lo incapacitó para el sacerdocio que fue a Levi.

Por derecho de nacimiento, la dignidad real debería haber sido el suya como el primogénito de su tribu, pero el derecho del cetro pasó de Rubén a Judá.

Por derecho de nacimiento, Rubén debería haber sido el jefe de la tribu representante. Fue el comienzo de la fuerza de su padre (Deuteronomio 21:17), y aunque el hijo mayor, perderá una doble herencia en la tierra. Este derecho del primogénito se convirtió en José (Deut. 21:17). Rubén lleva poca importancia en la historia de Israel.

II. Su naturaleza indecisa y vacilante: Rubén reveló características reñidas con alguien en quien altas responsabilidades deberían haber sido delegados. Carecía de la tenacidad y el coraje que uno espera encontrar en el hijo mayor de la familia. Él no tenía nada de la naturaleza de su padre después de que él se convirtió en Israel. Jacob describió a su hijo como «inestable como el agua» (Génesis 49:4). El agua es un símbolo sugerente de inestabilidad. Piense en la cascada, ya que salpica contra los salientes de la roca! Jacob vio en su hijo primogénito, todas las evidencias de inestabilidad.

La tribu de Rubén, no saltó a la fama y fue uno de los primeros en ser llevados a la cautividad (1 Cron. 5:26). En la bendición de Moisés, la condena de Rubén estaba cerrada. Nada más que un remanente agotado sería suyo. «Que sus hombres muy pocos» (Deut. 33:6). Ningún juez, ningún profeta, ningún héroe surgió de Rubén. Por su pecado Rubén había empobrecido de forma permanente su posteridad.

III. Su crimen despreciable: Rubén perdió todos los honores que deberían haber sido suyos, a causa de su acto de adulterio con Bilha, concubina de su padre. Jacob, en su bendición, atribuye privilegios confiscados de Rubén a este pecado, un horrendo pecado que trajo una maldición sobre él. Esta corriente fluyó en el mal, dos hijos de Rubén fueron cabecillas con Coré en asaltar la orden establecido por Dios, y perecieron a causa de su desafío a Dios. Deborah, en su canción patriótica, Jueces 5, reprendió a los hijos de Rubén por el egoísmo característico. Una vez más la versatilidad innata apareció.¿Puede ser que a pesar de todos sus fracasos tristes, hay un rayo de esperanza para Rubén en la bendición profética de Moisés, «Viva Rubén, y no morirá» (Deuteronomio 33:6)? ¿Es esta una evidencia de la gracia divina de la vida de un pecador cuyo pecado merece la muerte?

Hay una puerta de Rubén, en la Ciudad de Oro, y una tribu de Rubén en el Israel de Dios (Apocalipsis 7:5).

«Que Viva Rubén, y no muera.» El cielo estará lleno de Rubenes, que deberían haber muerto, pero que vivirán para siempre para cantar las alabanzas de la gracia redentora de Dios.

RRPP Somos Uno
Departamento de Relaciones Públicas del Sector Uno de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile rrpp@somosunoimp.cl

Comenta desde Facebook!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *